cerraduras de sobreponer

Qué son las cerraduras de sobreponer y cómo podemos realizar su instalación

Una buena cerradura es un elemento fundamental para tener la tranquilidad de que nuestra puerta de entrada estará protegida ante la presencia de delincuentes. En esta nueva publicación queremos explicarte que son las cerraduras de sobreponer y cómo realizar su instalación de forma correcta como un cerrajero profesional, así como las técnicas de mantenimiento que podemos llevar a cabo para garantizar su buen funcionamiento.

Pasos para su instalación

En primer lugar, debemos saber que las cerraduras de sobreponer, se diferencia de las cerraduras de embutir porque no se requiere de la instalación de una caja dentro de la estructura de la puerta, por lo tanto, la cerradura queda al descubierto.

En el mercado podemos conseguir diferentes modelos de cerraduras de sobreponer, pero entre ellas podemos destacar las de monopunto y las de multipunto. De acuerdo al modelo que elijamos podremos conseguir un nivel u otro de protección y esto dependerá de la calidad de los materiales con los que han sido fabricadas y de su precio.

Para realizar la correcta instalación de las cerraduras de sobreponer será necesario contar con algunas herramientas específicas. En primer lugar, debemos tener un martillo y un formón si la puerta sobre la que vamos a trabajar es de madera. Otras herramientas que también serán necesarias son destornilladores, escuadra, lima para metales, punzón y un taladro para agujerear. Una vez que tengamos todos estos elementos a mano, ya podremos dar inicio al proceso de instalación de la cerradura de sobreponer.

Hay algunas normas de seguridad que debemos seguir para garantizar que el montaje sea realizado de forma correcta y con precaución. Debemos tener en cuenta hacia qué lado abre la puerta ya que de ello dependerá el tipo de cerradura a escoger.

Pongamos como ejemplo que queremos realizar la instalación de una cerradura de sobreponer horizontal y con manilla. En este caso, los pasos a seguir para el montaje serán los siguientes:

Lo primero será dibujar sobre la puerta la forma de la cerradura, para ello podemos crear una plantilla e identificar los sitios donde se deben realizar los agujeros para los tornillos con un la ayuda de un punzón. Seguidamente, procederemos a marcar la altura donde ira la manilla, lo recomendable es que sea a 1.05 metros sobre el suelo.

A continuación, debemos marcar los ejes del paso de entrada para los cilindros con la ayuda del punzón.

Una vez identificado todos estos puntos, será el momento de taladrar con la ayuda de una broca de 14mm. Haremos los agujeros tanto para el pase del cuadrado como para el pase de los cilindros. Con el formón, terminaremos de arreglar los agujeros para que las piezas encajen de forma correcta.

El tercer paso será rebajar el emplazamiento del canto de la puerta con lo cual nos aseguramos que todas las piezas y componentes encajaran a la perfección.  El hueco debe hacerse con la ayuda de un formón afilado. Una vez concluida esta parte procederemos a atornillar y colocar la manilla.

Finalmente, debemos comprobar que el montaje de la cerradura de sobreponer funciona correctamente, para ello giraremos la llave hacia la derecha y hacia la izquierda, y verificar que todo está correcto.

Una vez que hemos hecho la comprobación, ha llegado el momento de hacerle montaje de los embellecedores y limpiar la cerradura para darle los acabados finales.

Más información